mayo 18, 2024

Cofradía de La Perla

Trabajando por un Guayaquil dueño de su destino

El último clavo del ataúd

1 min de lectura

La expresión común dice que “no hay que tener dos dedos de frente” para entender lo que es obvio. Es obvio que el gobierno no tiene los recursos para seguir sirviendo la deuda pública en su estructura actual; y es obvio, además, que toda la economía global está atravesando por una fase depresiva cuya duración y magnitud aún no se puede establecer.

Lo que también es obvio es que es incomprensible que el ministro de finanzas le haya hecho decir al presidente de la República que va a conseguir un préstamo de $2000 millones para – pagar la deuda – en circunstancias en las que, más allá de la economía hay un tema de profunda crisis de salud pública, como no se ha sentido en otro momento de la historia nacional.

Hemos llegado al punto culminante de la demostración de la disfuncionalidad del Estado ecuatoriano. Es hora de que MORENO tome las decisiones que ha dejado de tomar, empezando por tener un equipo económico que esté libre de los obvios conflictos de interés que el actual pone en evidencia. Que, además, tenga el peso requerido para presentar y lograr el respaldo para hacer una reestructuración de los pasivos que creó la mala práctica económica que destruyó el crédito público del Ecuador.

No hay tiempo que perder. ¡La decisión debe ser tomada ya!

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.