mayo 18, 2024

Cofradía de La Perla

Trabajando por un Guayaquil dueño de su destino

El precio de la gobernabilidad torcida

1 min de lectura
El precio de la gobernabilidad torcida

¿Es aceptable para un gobierno hacer negocios con chantajistas, o allegados? La respuesta es enfáticamente NO. Hay, aparte de las consideraciones usuales de las prácticas corruptas, una adicional cuál es que los dineros públicos en esencia no existen, son de los contribuyentes y, en el régimen imperante, de los ecuatorianos, encomendados a los gobiernos. Quien hace negocios con dinero ajeno es, de inmediato, reo de asaltar la fe pública.

Podrá objetarse, a lo Maquiavelo, qué hay “razones de Estado”. Tales razones en la realidad resultan razonamientos para justificar la sinvergüencería de los pactos colusorios.

El Ecuador solo cambiará si impera la ética y si se respalda en la transparencia.

Si se pierden los votos en un legislativo corrupto, la práctica de la política cuenta con muchas más herramientas que la de simplemente venderle el alma al diablo. Los carteles políticos deben ser reprimidos hasta su extinción.

Nobleza obliga. Un mandatario no se toma fotos sonriente junto a delincuentes. Y queda aún por responder: ¿quién entregó los hospitales?

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.